Cómo afecta la primavera a la salud dental - Gemeldent
16571
post-template-default,single,single-post,postid-16571,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

Cómo afecta la primavera a la salud dental

Cómo afecta la primavera a la salud dental

La primavera, como dice aquel dicho tan popular, la sangre altera. Pero no solo a nuestro fluido corporal. La llegada de esta estación del año provoca alteraciones en nuestro organismo, y la boca no escapa de esos cambios.

Aunque si tomamos una serie de precauciones y visitamos a los especialistas pondremos en seguridad nuestra salud bucodental.

 

 

Desventajas de la primavera

 

Uno de los mayores síntomas que se asocian con la primavera es la aparición de las alergias. Cualquier tratamiento contra este malestar (medicamentos y antihistamínicos) origina sequedad de boca.

Se debe, sobre todo, a que la nariz se tapona y la tendencia nos lleva a respirar por la boca. La solución: beber mucha agua para tenerla hidratada y mantener así el flujo constante de saliva. Evitaremos también así la aparición de bacterias.

Otra dolencia derivada de la alergia es la rinitis, que provoca estornudos y generación de mucosidad. Pues bien. Estos fluidos pueden acumularse en las muelas y los espacios interdentales, lo que origina presión, con el consiguiente malestar dental.

La cadena tiene otro eslabón. Con el dolor de garganta motivado por los resfriados y las alergias, se tiende a descuidar la higiene dental. Craso error.

Con la primavera, el frío mengua y suben las temperaturas. Lo que nos motiva a salir más a la calle, pasear y tomar algo en alguna terraza. Pero atención: tanto las bebidas frías como las alcohólicas (cerveza, vino…) dañan, ensucian y estropean nuestra dentadura. Se corrige con un buen cepillado después de comer o beber.

 

Ventajas de la primavera

 

No todo son inconvenientes. La llegada de la primavera también tiene su parte positiva para la salud dental. Tomar el sol beneficia a nuestros dientes, ya que la vitamina D que asimilamos de él ayuda a nuestro cuerpo a metabolizar el calcio. Así conseguiremos unos dientes más sanos.

Las frutas que ingerimos en esta época del año son más ácidas. También surge el momento de comer manzanas, un alimento ideal para fortalecer nuestra dentadura. Así como verduras y lácteos.

Ya lo sabes de sobra. Para conservar unos dientes en buen estado, resulta imprescindible un buen cepillado después de cada comida. Y acudir a las revisiones con el dentista. A este respecto, en la Clínica Dental Gemeldent solucionamos tus problemas bucales y orofaciales a través de un trato directo y sencillo. Recuperarás tu sonrisa.

 

 

 

No Comments

Post A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies