Falsos mitos de la salud dental - Gemeldent
16587
post-template-default,single,single-post,postid-16587,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

Falsos mitos de la salud dental

Falsos mitos de la salud dental

Las leyendas urbanas nunca pasan de moda. Repetir una mentira decenas de veces u ofrecer distintas versiones de un mismo hecho a muchas personas suele derivar en una noticia que se transforma en mito y que de verdad tiene poca.

En el ámbito de la salud, y en concreto, en la dental, también cobra vigencia este tipo de falsas creencias sin ningún tipo de base científica.

Conviene acudir a los expertos en salud bucodental, como las odontólogas de Gemeldent, para derribar estos mitos fraudulentos y seguir su pauta de consejos.

 

Mitos falsos sobre la salud dental

 

Existen unas cuentas leyendas sin rigor asociadas al mundo de la boca y los dentistas, como por ejemplo:

Masticar chicle después de comer sustituye al cepillado de dientes. Falso. Se cree que es cierto porque después de comer se reduce la cantidad de saliva en la boca y comer chicle ayuda a generar saliva. Pero no sustituye a una limpieza profunda del cepillado, ni mucho menos.

Cepillarse los dientes con fuerza es más efectivo. Falso. Ni la pasta de dientes, ni el cepillo, ni el colutorio a emplear deben ser abrasivos, porque pueden dañar las mucosas bucales. Lo importante es utilizar una buena técnica que adecente todos los rincones de la boca.

Comer manzana verde limpia los dientes. Falso. Sin duda, la ingesta de frutas resulta beneficiosa para nuestra salud a todos los niveles. Sin embargo, como este alimento incluye azúcares, provoca una disminución del pH de la boca, lo que incide en el riesgo de caries.

Las muelas del juicio no cumplen ninguna función. Falso. No tienen porqué extraerse si no son perjudiciales y sí, participan en la masticación de los alimentos.

La halitosis es síntoma de problemas gastrointestinales. Falso en parte. En ocasiones sí sucede, pero no siempre. Las dolencias de las encías, un mal cepillado, tomar alimentos como la cebolla o el ajo, fumar, tomar café o alcohol… también pueden provocar mal aliento.

Una limpieza dental en la consulta del odontólogo puede dañar el esmalte de los dientes. Falso. Una técnica adecuada, como por ejemplo las que emplean las profesionales de Gemeldent, no daña el esmalte. Todo lo contrario. Es la principal arma para mantener una óptima salud bucodental.

El bicarbonato es un buen blanqueador de dientes. Falso. Se trata de un remedio casero alimentado por el folclore y las tradiciones de nuestros antepasados, pero no está en lo cierto. Puede llegar a ser muy peligroso, ya que erosiona progresivamente el esmalte dental.

Ante todo este listado de creencias erróneas, los especialistas y colegios profesionales de odontólogos alertan de que la sociedad siga creyéndolos. La bola de nieve distorsionada sigue creciendo sin frenos que la detengan. Aconsejan, primero de todo, sentido común. Y luego dirigirse a las consultas médicas para solventar cualquier tipo de duda al respecto.

La salud de tu boca es lo primero. Así lo creemos en nuestra clínica, donde nos encargamos de solucionar cualquier dolencia o molestia que se te presente a través de un trato directo, sencillo y afable. Recuperarás tu sonrisa.

 

No Comments

Post A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies